Y fue así. Nos cansamos del estilo de vida que llevamos.
Trabajar de algo que no nos gusta, no nos llena, no nos hace feliz.
Vivir a mil kilómetros por hora todo el tiempo. Disfrutar poco y nada de la vida.

Querer ganar más y más plata para comprar cosas que sólo disfrutamos unos pocos minutos al día.
Tener que hacer malabares con el tiempo para poder compartir un rato con amigos, familia o nuestras tuchis!

Primero pensamos en irnos a vivir al interior de Argentina, más específicamente Puerto Madryn (Chubut).
Con el tiempo nos dimos cuenta que iba a terminar siendo lo mismo pero en otro lugar.
Que el problema no es dónde, sino cómo vivir.

Ale siempre tuvo la idea de ir a recorrer América pero nunca terminó de decidirse.
Y la respuesta de Vir siempre era “No se, es muy arriesgado, perder todo y después volver a empezar.”

Entonces un día se repitió la charla:

Ale: ¿Y si nos tomamos un año sabático y nos vamos a recorrer América?
Vir: Esta bien, pero no un año sabático, porque inmediatamente me pongo a pensar sobre que va a pasar después y si vamos a poder hacer todo en un año. Mejor nos vamos por el tiempo que queramos sin pensar en el regreso. Ah! Y no solo por América! 
Ale: Esta bien.
Vir: ¿Y que hacemos con las tuchis?
Ale: No se cómo, pero vienen con nosotros.

Y lo único que nos faltaba decidir era la fecha de salida (¿o de comienzo?).
No hubo demasiado qué pensar: 21/09/2012

¿Por qué esa fecha? No, no por el día de la primavera.
Un 21/09 pero del año 2006 nos conocimos. Y elegimos ese día para barajar y repartir de nuevo las cartas.

No sabemos qué va a pasar, cómo se van a dar las cosas, cuándo volveremos (si volvemos), qué/quienes encontraremos en el camino.

Por ahora hay una sola certeza:

¡¡NOS VAMOS!!

 

¿Te gusta viajar?

Escribí tu nombre y email para unirte a nuestra lista de correo para recibir más historias de viajes e información útil.

¡Ya estás dentro de nuestra lista de correo!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This